Saltar Navegación
www.aragonaire.es Gobierno de Aragon

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de uso. Puede encontrar más información aquí »

Estrategias de reducción de niveles de ozono

El ozono es un contaminante fotoquímico secundario, es decir, se forma a partir de contaminantes primarios emitidos a la atmósfera (fundamentalmente óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles) en presencia de radiación solar.

La formación fotoquímica de ozono en una región determinada es el resultado de un complejo proceso químico en el que, a partir de sus precursores (óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles) intervienen una multiplicidad de especies diferentes, que interaccionan entre sí según diferentes reacciones, dando lugar a un balance final altamente no lineal. Una consecuencia trascendental de esta química no lineal es que en una región dada, y dependiendo de las condiciones iniciales de partida, la actuación sobre los distintos precursores puede tener consecuencias muy variables, cabiendo la posibilidad de que conduzca tanto a un incremento como a un decremento de las concentraciones de ozono.

Esto hace que las medidas coyunturales para reducir la contaminación atmosférica en una zona determinada, de tipo restrictivo (como limitar el funcionamiento de los generadores de calor, restringir la circulación de vehículos, regular el tráfico para hacerlo más fluido, restringir determinadas industrias y actividades) no sean tan efectivas con el ozono como con otros tipos de contaminantes, por ser un contaminante de tipo secundario pudiendo incluso en algún caso producir un efecto contraproducente: por ejemplo una reducción drástica del tráfico, al provocar un descenso de los niveles de NOx en la atmósfera, puede impedir la disminución de los niveles de ozono que previamente se hubieran formado.

En la lucha contra el ozono es necesaria la aplicación de medidas a medio y largo plazo orientadas a limitar las emisiones de contaminantes precursores de ozono a la atmósfera, destacando la aplicación del Real Decreto 117/2003, sobre Compuestos Orgánicos Volátiles, y la propuesta de nuevos Reglamentos Euro 5 y Euro 6 que se encuentran en tramitación en materia de homologación de vehículos a motor con importantes exigencias de reducción de emisiones, entre otras. También es muy efectivo que la población adopte hábitos favorables como la utilización del transporte público, o la conservación y mantenimiento adecuados del vehículo.

No sirven estrategias a corto plazo. Hay que concebir estrategias a medio-largo plazo de reducción de precursores de ozono:

  • Vehículos menos contaminantes (NOx, COVs)
  • Uso de transporte público (NOx, COVs)
  • Ahorro de energía (NOx)
  • Uso de energías no contaminantes (NOx)
  • Reducción de uso de disolventes (COVs).