Saltar Navegación
www.aragonaire.es Gobierno de Aragon

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de uso. Puede encontrar más información aquí »

Legislación y valores normativos

Hasta el año 2007 para todos los temas relacionados con la contaminación del aire en España ha sido la Ley 38/1972 la que, junto a su extenso desarrollo reglamentario, ha servido para dar respuesta a todos los problemas derivados de esta área. A continuación se hace un recorrido a través de la normativa desde esa fecha.

La Ley 38/1972 de Protección del Ambiente Atmosférico se desarrolló según el Decreto 833 del año 1975. A posteriori sufrió modificaciones parciales que establecieron nuevas normas de calidad del aire en lo referente a contaminación por dióxido de azufre y partículas (Reales Decretos 1613/1985 y 1321/1992) así como respecto a la contaminación por dióxido de nitrógeno y plomo (Real Decreto 717/1987). Las Directivas Europeas 96/62/CE, 1999/30/CE y 2000/69/CE se traspusieron a la legislación nacional a través del Real Decreto 1073/2002, sobre Evaluación y Gestión de la Calidad del Aire Ambiente en relación con el dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, óxidos de nitrógeno, partículas (PM10), plomo, benceno y monóxido de carbono. En relación al ozono en el aire ambiente es el Real Decreto 1796/2003 incorpora la Directiva 2002/3/CE. Posteriormente, el 22 de junio de 2007, se publica el Real Decreto 812/2007, sobre Evaluación y Gestión de la Calidad del Aire Ambiente en relación con el arsénico, el cadmio, el mercurio, el níquel y los hidrocarburos aromáticos policíclicos que incorpora la Directiva Europea 2004/107/CE.

En el año 2007 se elabora una nueva ley relativa a la calidad del aire que permite dotar a España de una norma básica acorde con las circunstancias actuales. Surge así la Ley 34/2007, de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera, que deroga los anexos II y III del R.D. 833/1975 y define una norma básica de acuerdo a las exigencias del actual ordenamiento jurídico y administrativo, inspiándose en los principios, enfoques y directrices que definen y orientan la vigente política ambiental y de protección de atmosférica en el ámbito de la Unión Europea. Esta ley da adecuada cabida a los planteamientos y requisitos técnicos exigibles en materia de atmósfera tanto a nivel comunitario como internacional.

En el año 2008 se publica la Directiva 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la Calidad del Aire Ambiente y a una Atmósfera más limpia en Europa que incorpora entre otros requerimientos con respecto al control de la fracción PM2.5 del material particulado atmosférico. Esta Directiva ha sido ha sido traspuesta a la legislación estatal a través del Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire. Este R.D. deroga los Reales Decretos 1073/2002, 1796/2003 y 812/2007, unificando toda la legislación sobre la materia en un solo Real Decreto.

En el año 2011 se ha publicado también el Real Decreto 100/2011, de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplicación, que desarrolla reglamentariamente algunos apartados de la Ley 34/2007.

Los Reales Decretos 100/2011 y 102/2011 implican la derogación total del R.D. 833/1975.

Las últimas novedades en cuanto a legislación en materia de calidad del aire incluyen el Real Decreto 678/2014 en el que se establecen objetivos de calidad del aire para otros contaminantes atmosféricos no incluidos en el R.D. 102/2011, y la Directiva (UE) 2015/1480 de la Comisión, de 28 de agosto de 2015, por la que se actualizan las normas relativas a los métodos de referencia, la validación de datos y la ubicación de los puntos de muestreo para la evaluación de la calidad del aire ambiente.

Valores establecidos en la normativa legal

La legislación vigente establece unos niveles en relación con los valores de inmisión para los distintos contaminantes que no pueden ser superados.

Los valores legislativos han sido fijados tomando como base el conocimiento científico con el fin de evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos para la salud humana y para el medio ambiente en su conjunto.

Juntamente con los valores límites se establecen para ciertos contaminantes valores umbrales de alerta a la población, niveles a partir de los cuales una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud humana. La superación de estos umbrales debe ser informada a la población afectada.

En las tablas con los valores límite, objetivo y umbrales de información y alerta de calidad del aire se pueden consultar los valores establecidos en la legislación vigente.